sábado, 25 de abril de 2009

"Incredulidad", microrrelato finalista en El Basar de Montcada


Conocí a Josep Martín Salat durante la cena en la que se falló el V Premio de Microrrelatos El Basar de Montcada. Junto con Marta Finazzi y Esteve Compte, compartimos la mesa de los finalistas. Conversar con él fue muy grato, y debo confesar que en algún momento pensé que su relato "Incredulitat" era el ganador. Al terminar el acto le pedí que me enviara alguno de sus microrrelatos para publicarlo en los Silenos. Josep ha tenido la gentileza de traducir "Incredulitat" al castellano. Lo acompaño de una nota biográfica sobre el autor.

Incredulidad

No sabría como expresar mis sensaciones después de que, en aquel preciso instante, me hubiesen comunicado la terrible noticia de la congelación indefinida de mi estado vital a consecuencia de los efectos de esta maldita vacuna que me han inyectado sin avisar. Antes de nada, me han de dejar asimilar el verdadero significado de esta noticia: ¿quieren decir que, desde ahora, mi cuerpo dejará de envejecer, cualquier enfermedad de tipo viral que padeciese desaparecerá y no volveré a sentir nunca más ningún tipo de dolor?
Después de pensarlo un momento, les querría decir que, particularmente a mi, me venia de gusto envejecer, dado que ya me había hecho a la idea hacía bastante tiempo y creo que lo llevaba muy bien. Por otro lado, me mantenía alerta sentir alguna clase de dolor de tanto en tanto, me hacía sentir que estaba vivo. Esta sensación me recordaba la volatilidad de los buenos momentos y me animaba a cuidarlos. Y por último, no tener que depender de nadie para morir, vivir en la ignorancia de no saber el día, ni la forma, ni el motivo, me permitían disfrutar de una despreocupación que, al fin, me llevaba a una irresponsable sensación de felicidad.

Señores, otra vez, ahórrense tomar decisiones sin consultar y piensen en avisar antes al interesado. Sobre todo si, además, como sucede en mi caso, ya pasa de los 90 años, ha vivido una vida plena, ha perdido ya a una buena parte de los que amaba y quiere dejar en paz, algún día, a los pocos que, todavía, le aguantan resignadamente sin protestar.
Les animo a que continúen investigando hasta que encuentren un virus que sea resistente a esta vacuna de la congelación y que me tengan en cuenta, como primero de la lista, para a las pruebas pertinentes...
* * * *

Josep Martín Salat nació en Montcada i Reixac (Barcelona), en 1964. Informático de vocación y profesión, ha sido programador de sistemas y analista funcional en la Caixa, donde hoy se encarga de temas I+D en el entorno del Autoservicio. Amante de la literatura, la historia y el arte, cursó la titulación universitaria de Humanidades en la Universitat Oberta de Catalunya. Con el microrrelato “Incredulitat” quedó finalista del mes de diciembre en la pasada convocatoria de El Basar de Montcada.

(En la fotografía, J. M. S. es el tercero por la izquierda)

1 comentario:

Isabel Romana dijo...

Felicidades a Josep Martín por este microrrelato. Tiene muy merecido ser finalista del Basar de Montcada. Espero que en el futuro podamos disfrutar de más textos suyos. Saludos cordiales.