martes, 31 de marzo de 2009

Las servidumbres del blog


El baile de los Silenos se acerca a su primer aniversario (será el 2 de abril), lo cual suscita en el que escribe algunas consideraciones en torno al fenómeno de la blogosfera. He aquí una de ellas. El blog exige tres servidumbres. La fundamental es mantenerlo activo, para lo cual bastan dos o tres entradas semanales. Pero no es fácil, porque no siempre está uno en condiciones de escribir (o "rescatar") algo que tenga un mínimo interés. Activar la opción de los comentarios conlleva la segunda servidumbre, de ahí que algunos blogueros no lo hayan hecho. Pero no seamos mal pensados, no veamos en esto la soberbia de quien se limita a exponer al respetable sus atinadas opiniones sin creer que las de los demás lo sean. No. Sencillamente, así se evita un plus de lectura en cierto modo impuesto. La tercera servidumbre es responder a los susodichos comentarios. Aquí caben, sobre todo, dos opciones: responder a alguno estimulante o responder a todos. Hay entre mis blogueros preferidos algunos que son modélicos en esto último, y en su esfuerzo los imagino sosteniendo, cual nuevos atlantes, el peso de internet. En mi caso, no siempre ando sobrado de tiempo para saludar acá y acullá y responder con solvencia. Espero que mis lectores no lo tengan por descortesía. Otro día escribiré sobre las bondades, que son también variadas y dignas de clasificación.
(Atlante en una fachada de Cádiz. Fuente: Silenos)

13 comentarios:

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Pues todo muy juicioso en esta entrada.
Un blog obliga a escribir, cierto. Y eso puede ser muy bueno, aunque debemos ser conscientes (como autores y como lectores) que no se puede ser genial constantemente. Pero como la escritura tiene su punto de oficio, lo normal es que, si hay madera, la constancia ayude a mejorar. Yo, aunque albergaba muchas dudas al principio, escribo una media de cinco entradas semanales. De momento, se me siguen ocurriendo cosas que decir. También tengo claro que, cuando no haya nada que aportar, me callaré.
Los comentarios, en la segunda cuestión que apuntas, obligan a leer y, si quiera someramente, a dar algún "recibí" de vez en cuando. Es verdad que los hay modélicos en este asunto (Antonio Azuaga u Olga Bernard, por poner sólo un par de ejemplos de amigos comunes); yo he de admitir que no siempre tengo tiempo para responder uno a uno, pero lo intento cuando puedo.
No olvidemos que otra forma de dar acuse de recibo es visitar y comentar los blogs amigos. Que por aquí, afortunadamente, estamos construyendo una comunidad fantástica.
Quedamos a la espera de las nuevas reflexiones que apuntas.
Un abrazo, Antonio.

José Miguel Ridao dijo...

Muy buena reflexión bloguera. Coincidimos, porque mañana tenía pensado hablar sobre las servidumbres del blog, en una línea parecida a la tuya. En mi opinión, desactivar la opción de comentarios quita al blog gran parte de su esencia, y lo convierte en un bloc, pero es cierto que la carga de trabajo crece; el tiempo dirá la solución, esto del blog está todavía en pañales. Un abrazo.

Enrique Baltanás dijo...

Atinado diagnóstico, Antonio, de los 3 problemas fundamentales del blog.
En los pronósticos... el tiempo dirá, como dice Ridao.
Desde luego, al menos para mí, lo más difícil es lo de responder a los comentarios. No siempre tengo tiempo, aunque me gustaría.
En fin, eso, que tiempo al tiempo y ya veremos.
Pero enhorabuena por la feliz diagnosis.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

¿Sólo un año? Juraría que hace ya más tiempo. El 2 de abril es el Día Internacional del Libro Infantil. Aún este blog es muy niño (maduro pero niño): que cumpla muchos años más.

Herman dijo...

Celebro el primer aniversario de este blog. Y que cumpla muchos más. Un abrazo, Antonio.

Mega dijo...

Seguro que lo hará. (Al menos es lo que deseamos muchos de los que te leemos.) Por otro lado, se puede ser atento sin necesidad de responder siempre (me parece que éste es tu caso). Con todo, dejo apuntadas aquí tres reflexiones como respuesta a tu lista de servidumbres:
1. El blog es una maravillosa excusa para ponerse a escribir sin tardanza. Con el compromiso de saber que hay que alimentarlo para que pueda crecer (para que podamos crecer).
2. Los comentarios te permiten conocer con una inmediatez increíble la recepción de lo recién escrito. Verlo, además, desde otros ojos.
3. Contestar personalmente los comentarios es, para mí, una forma de corresponder a quien te lee y dedica su tiempo, lo más parecido al establecimiento de un diálogo, aunque sea en diferido. Aunque comprendo que no todo el mundo dispone de tiempo para hacerlo.
(Ya tengo ganas de conocer cuáles son para ti esas bondades. Ojalá estos Silenos bailen por muchos años.)

Triana dijo...

Justamente Antonio por falta de tiempo hace una temporada que no comento en tu blog, cosa que por otra parte sería sensato que agradecieras, hacer comentarios a la altura de tus entradas es siempre frustrante para mi, así es que llego tarde a casa, leo todo lo que mis ojos me permiten antes de negarse a seguir abiertos y casi me quedo dormida encima del teclado.
Felicidades por el aniversario, espero que no te desanimes y nos sigas regalando tus "cosas", este blog es imprscindible de entre todos los que conozco.
Un abrazo fuerte.

Olga B. dijo...

Yo quería escribir y mostrarlo. Nada más. Al principio, como éramos cuatro y el de la guitarra, contestar cada comentario no me costaba nada (es más, me hacía una ilusión que para qué). Me sigue haciendo la misma, pero el problema del tiempo se ha convertido en una cosa muy real. Espaciar un poco más las entradas me ayuda a atenderlos. De todas formas, como dice Mega, yo creo que es una manera de corresponder al interés. A veces, cuando comento en otros blogs, tengo la duda de si el comentario es bien recibido o no. Parece que contestar es también una forma de acoger. Pero no tiene por qué ser así, se puede hacer de otra manera. O no hacerlo nunca. Si es que no hay reglas, eso es lo malo y lo bueno.
Yo te sigo desde el principio y te agradezco muchísimo tus comentarios en mi blog. Es así de simple:-)
Los comentarios son una forma de disfrutar, pero la entrada es importantísima. No vale cualquier cosa.
Un beso y larga vida a los silenos:-)

entrenomadas dijo...

Pues que siga mucho tiempo "El Baile de los Silenos.

M

el pasado que me espera dijo...

Yo creo que todos andamos medio sorprendidos y a la vez entusiasmados con este fenómeno de la blogocosa.Estoy con Mega en que es una forma de estimular la escritura, un blog que no se actualiza deja de ser blog, pierde esa esencia de frescura, de relatos recién horneados. Lo importante es que no se convierta en un agobio. Se contesta a los comentarios cuando se puede. A mí me gusta hacerlo y de momento saco tiempo de donde puedo para ello. Descubrir nuevos blogs interesantes me produce mucha alegría. Hace poco me pasó con el tuyo, y aquí sigo. Un abrazo.
Otra cosa: es muy curiosa esa onda de amistad que se puede generar entre blogueros. A mí me tiene muy sorprendida, pero lo cierto es que existe, y la disfruto mucho.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Gracias, Juan Antonio, José Miguel, Enrique, Antonio Rivero, Herman, Triana y Marta por vuestros comentarios y felicitaciones. Mega y Olga, precisamente vosotras dos sois ejemplares el el arte de responder a los comentarios. En cuanto a Araceli, para mí también ha sido muy grato conocer tu blog y leerte. Y es cierto que poco a poco se establecen vínculos entre los blogueros que nos frecuentamos. Algún día debería organizarse un encuentro en algún lugar equidistante y comer y beber fuera de los límites del blog. Abrazos y besos.

extractos... dijo...

Felicidades hermano por este añito y por el estupendo blog que consigues llevar hacia adelante.

Besotes

sergio astorga dijo...

Antonio, parece que por estos tiempos el tiempo nos atrapa a todos y yo vengo tarde a tus silencios por la diferencia horaria, cuestión de tiempo, ocho horas de diferencia no es una bicoca de tiempo.
Espero llegar a tiempo, en éste momento es dos de abril,así que seré el primero (vanidad temporal) en felicitarte por tu primer año de sonoros silencios. Espero que te des tu tiempo para tenerte por mas tiempo.
Tu reflexión por demás oportuna, ya que he notado en los blogeros una angustia, una ansiedad, muy propia del nervio cretivo.
Coincido hasta en la coma,con Mega, y sólo añadiría que el blog es de quien lo trabaja, la calidad depende del autor, es ser tu propio editor,sin tener que obedecer ismos, y camarillas y si tienes buenos lectores tendrás su comentario y crítica alimentadora. Tener un blog es un acto de libertad cretiva y esto tiene sus responsabilidades, el arte, no es bohemia, es trabajar cuando no hay humor y hay cansancio, es mantener un rigor y respeto a tus maneras de expresión y a los amables lectores que nos visitan, es el intercambio sin reflectores, de conocimientos, ya literarios, históricos,musicales, plásticos.
Creo que la servidumbre es mucha, pero no hay servilidad, puesto que va de por medio nuestra expresión, podriamos decir que es entrega, y entregarnos nos dá miedo.
Un abrazo nada silencioso por tu primer año.
Sergio Astorga