domingo, 22 de marzo de 2009

El microrrelato como nadería, según Andrés Ibáñez


"Los microrrelatos son a la literatura lo que un sobrecito de ketchup es a la alimentación humana. En otras palabras, que los microrrelatos no son en realidad literatura porque no son, en realidad, nada".


Son algunas de las perlas que dedica Andrés Ibáñez al microrrelato en el artículo publicado en el suplemento ABCD el pasado sábado. No obstante, da la impresión de que Ibáñez arremete sobre todo contra los microrrelatos brevísimos, como el célebre de Monterroso, que tienen mucho de frase ingeniosa y poco o nada de narración. Podéis leer el artículo completo aquí: Microrrelatos.

11 comentarios:

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

A mí me llama la atención el final: "Corrijan los solecismos, eviten los clichés y aprendan de verdad a narrar sin sorpresas tontas. Eso es lo importante, no si el texto es breve o largo." Ahí, muy a su pesar, viene a concluir lo contrario de lo que pretende: el problema no es el tamaño (tampoco en esto, je), sino la calidad.
Y lo de los enfrentamientos es absurdo: ¿un lector no puede leer microrrelatos y novelas largas? ¿Por qué hay que enfrentar estas dos opciones, como si fueran excluyentes?
Excesivamente simplista, a mi juicio. Que haya microrrelatos malos (que los hay) no invalida el género. Porque, ay, si hubiera que negar la novela como género por los bodrios que se han escrito y publicado bajo ese nombre...

Fernando Valls dijo...

Habré que darle un tirón de orejas al caballero, que habla de lo que no sabe. Lo mejor es que en abril presento su nuevo libro en Santander. En persona, el tirón de orejas será más grande...

José Miguel Ridao dijo...

Qué susto, cuando empecé a leer creía que eras tú el que hablaba. Como no pusiste preámbulo... Va a estar bien lo del tirón de orejas abrileño; me gustaría tener noticia de él en La nave de los locos.

Un macroabrazo.

Isabel Romana dijo...

Tu los bordas. Por otra parte, he de confesar que a mí, el de Monterrosso, siempre me ha parecido que estaba sobrevalorado. Saludos cordiales.

Lauren Mendinueta dijo...

En lo de "sobre valorado" refiriendose al dinosaurio, Isabel puede tener razón. Por lo demás, yo amo los cuentos hiper breves, y tú tienes muy buenos, Antonio. Abrazos

entrenomadas dijo...

No sé, yo no le hago caso a las opiniones tan cargadas de manías.
Prefiero disfrutar de los microrrelatos buenos.
Los tuyos por ejemplo.

Un saludo,

M

Antonio Azuaga dijo...

Hay filosofías que se podían haber escrito en tres renglones y novelas que en ninguno. Hay microrrelatos que se pasan y los hay que no llegan. “Entia non sunt multiplicanda…” La navaja de Ockham es un lujo para la inteligencia, aunque puede resultar un corte en su yugular. Vamos, que el mal no es culpa del género o la especie, sino de algunos de sus individuos. Pasa con el hombre. Pasa con todo.

Creo que Andrés Ibáñez no ha leído los tuyos, por ejemplo.

el pasado que me espera dijo...

No entiendo ni comparto las generalizaciones, no me gusta que se menosprecie un género en su totalidad.Desde luego, puede no gustar,claro. Hay a quien no le gusta la poesía, o el teatro, pero eso no los invalida como géneros.

Mery dijo...

Yo suscribo las palabtras de Juan Antonio: qué tendrá que ver que uno sea lector de micros o de novela ¿es excluyente? Y en cuanto a la calidad de muchas novelas, por muy copiosas que sean en páginas....uff.

Ni caso a ese hombre, en pocas palabras.
Un beso

sergio astorga dijo...

Antonio, llamar la atención de cualquier manera hasta que el semáforo enciende su luz verde.
Parafraseandote.
Un mini abrazo.
Sergio Astorga

Hiperbreves S.A. dijo...

La verdad es que de la indignación al pasotismo sólo hay un metro y medio, y después de leer el artículo del señor Ibáñez, creo que basta decir que se descalifica solo, por generalizar de una manera absurda e injusta.