miércoles, 25 de febrero de 2009

Historias de Ventura (5): los peligros del margen


En su deambular errático por las calles, Ventura llegó hasta los confines del blog. Como un niño que ya intuye el peligro en el borde de la acera, nuestro hombre permaneció un instante quieto, pensativo, mirando con curiosidad los mundos que se le abrían en el margen izquierdo, y cuyos nombres parecían invitarle a insólitas aventuras. ¿Cómo saber qué extraños pensamientos pasaban por su cabeza en reconstrucción? Quizás sentía el deseo de experimentar Caricias perplejas, o quizás volvía a almacenar Sueños en la memoria, quién sabe si tan etéreos como gozar entre Las diosas y las nubes. Es posible incluso que tuviese la tentación de embarcar en La nave de los locos para navegar hacia tierras de Fuego con nieve, o hacia ese puerto rico de ultramar que debe de ser El tinglado de Santa Eufemia, dejando detrás una sutil Columna de humo por toda estela, pero con el riesgo, me temo, de zozobrar en La tormenta en un vaso de agua. En esa espera y esa dubitación, Ventura se puso la mano en la boca y a modo de bocina gritó algo. Tal vez pensó que tenía alguna deuda con "Con la voz a ti debida", o tal vez, simplemente, saludó a modo de consigna: "Ah, de la Vida". Lo cierto es que me asusté, pues temí que en su desvarío se arrojase por una Fuerta falsa y a la postre acabase pasando Una temporada en el Infierno, condenado eternamente a ser Una imaginaria del alma. Así que, no permitiéndole que siguiese metiendo las narices en más mundos paralelos, desenfundé la autoridad del narrador y tomé una decisión dolorosa pero necesaria. Ventura estará castigado sin salir a la calle durante unos días. A ver si así logramos enderezar sus pasos y asegurarle un recto porvenir.
(Continuará)

(Morador del zoo de Jerez. Fuente gráfica: Silenos)

13 comentarios:

carmen serrano gutierrez dijo...

Tienes una imaginación fabulosa para los micros y los papeles secundarios.Me dejas alucinada con lo que puedes llegar a imaginarte.
Muchísimos Besos.Te quiero mucho.

Olga B. dijo...

Qué bonito, Antonio. Pobre Ventura, no le castigues, que necesita mucho amor tras su reconstrucción. Es un cerebro confuso en una cabeza aventurera.
Al margen siempre puede anotarse exactamente lo que quieres, el margen es el peligroso espacio de la libertad, con sus miserias y sus glorias, como internet, como nosotros.
En la gloria se encuentran las caricias tan bien acompañadas por sueños, diosas, locos, tinglados de fuego, nieve y humo; tormentas, voces, puertas para salir del infierno y almas imaginarias. Ah, la vida.

Juan Manuel Macías dijo...

No hay nada como la autoridad del narrador, ése es el único principio de autoridad que vale :-) Pero, sumándome a Olga, firmo para que no castigues al amigo Ventura demasiado. Las diosas y las nubes se levantaron perezosas, escépticas, un pelín pesadas, y la visita de Ventura les ha alegrado (y aligerado) la mañana. Seguiremos atentos a las nuevas aventuras de Ventura. Un abrazo fuerte.

sergio astorga dijo...

Antonio, esperaremos pacientemente que las venturas y desventuras de narrador y personaje se habituen a un silencio reconstructivo, para que Ventura se aventure en nuevos episodios.
Un abrazo, me aventuro.
Sergio Astorga

Antonio Azuaga dijo...

¡Bendito sea Dios, Antonio! ¿Te parece justo? Mientras el gato de Schrödinger y sus alucinantes interpretaciones (¡ay, los benditos mundos paralelos!) se pavonean por los libros de física escolares, vas tú y me lo condenas al secuestro domiciliario por culpa de los que se le abren al margen izquierdo… Ni se te ocurra. Devuélvele la libertad… de Violeta, por ejemplo; devuélvele su desconcierto… ¿enamorado? (qué cursi soy, perdón).

Por cierto, estoy pasando el ratón por toda la pantalla y no encuentro a Ventura. Vigílalo, Antonio: se te quiere escapar a este mundo nuestro de nuestras mentiras.

Un abrazo y un aplauso. Sigo inquieto y atento.

Triana dijo...

Estoy segura de tu benevolencia, Ventura igual tiene miedo ahí encerrado, tu mismo lo dices, está en reconstrucción, es inmaduro, y necesita aire fresco, yo tambien firmo para que levantes el castigo.

Un abrazo

Mega dijo...

Anda que... ¡menuda sorpresa!
Por cierto, el de la foto ¿no será por ventura el propio Ventura (jiji)?

Besos para ti y un abrazo reconstructor para Venturilla

Mery dijo...

Ventura, como es un genio, recobrará su talento ilimitado después de un pequeño reposo.

El márgen izquierdo es como todos los márgenes: rebosan de esperanza viedo el río pasar, porque sus aguas procelosas le dan vida a borbotones.

Nosotros bebemos de tus aguas, que te quede bien clarito.
Un beso enorme por ese ingenio

Anónimo dijo...

Tal vez Ventura sea un simple deseo, un simple despertar alucinado, un excesivo desear.

"No desees más de lo necesario.
Una copa de vino y una mujer bella como la luna.
Es suficiente."

Muhhamad Shams Eddin (Hafiz).

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Sea como sea, y deseando la pronta recuperación de Ventura, le brindo mi columna de humo para cuantas veces necesite una estela de esa naturaleza.

extractos... dijo...

Imaginación internetsante la tuya...jjj

besos

Fernando Valls dijo...

Gracias, Antonio, por ponerme en tan buena compañía.

eltingladodesantaeufemia.com dijo...

Gracias, Antonio. Por tu generosidad.