lunes, 23 de febrero de 2009

El arcángel trabaja en Carnaval


Mientras abajo, en las calles, el gentío enmascarado armoniza compartiendo brebajes y risotadas, arriba, a media altura entre el suelo y el cielo, se sigue librando tan secular batalla. No hay descanso para los exterminadores, que no respetan que estamos en Carnaval.





(San Miguel y el demonio. Fachada de Cádiz. Fuente gráfica: Silenos)

5 comentarios:

Olga B. dijo...

Vaya vuelta de hoja carnavalesca, yo pensaba que el que no descansaba era el demonio. Y mucho menos en Carnaval:-)
Disfruta mucho.
Un beso.

Mery dijo...

Bien dice Olga, el demonio hace horas extras en carnaval. Lo malo que tiene el mozo, es que él sí que utiliza miles de disfraces diferentes, y juega al despiste con todo el mundo.

Buen texto, Antonio ¿Y esa foto?

Antonio Serrano Cueto dijo...

Esa foto, Mery, recoge una imagen muy inquietante que hay en un edificio en el centro de Cádiz. Como no podía ser de otra manera, el edificio hace esquina con la calle San Miguel. Besos y gracias a ambas por la visita.

Marco Valerio Corvo dijo...

Pero que malos, que malos son los nazarenos (les digo así yo a los cristianos, porque sabeis que su profeta era de la ciudad de Nazarét), nunca descansan, siempre pinchando, siempre jodiendo, siempre llenándonos de inquietud, de temor, y de aprensión, ¡ni en carnaval descansan!
Que malvado parece ese ángel, fustigando sin piedad con su espada, al que llamán "demonio" y "tildan" de feo, y que en definitiva no es otra cosa que el débil, que el postrado, ante la soberbia y la fuerza de los seres "perfectos" ....

Jyhael dijo...

Solo cabe destacar, que el mayor triunfo del diablo sobre Dios, es que el hombre deje cada vez más y de forma permanente de creer en él... Interesante blog... seguiré visitándote... Jyhael