domingo, 21 de diciembre de 2008

Un cuento de Norberto Luis Romero


Norberto Luis Romero me envía, como felicitación navideña, su microrrelato El linaje de W, que dejo aquí para vuestro disfrute:


EL LINAJE DE
W

Cuando la V se enteró de que estaba embarazada hubo grandes festejos en el abecedario. Posteriormente, una ecografía reveló que serían gemelos, lo cual generó un júbilo mayor entre las letras: únicamente la L y la R habían tenido esa fortuna.
Cuando la V dio a luz descubrieron aturdidos que los gemelos eran siameses: dos bellas V unidas por la cabeza.
Cirujanos reputadísimos aseguraron que no podían separarlas porque compartían tejido óseo y, fundamentalmente, cerebro. Dijeron que tendrían problemas para integrase, sobre todo de fonética.
Decidieron que lo mejor sería enviarlas a los Estados Unidos o a Inglaterra. En efecto, allí fueron muy útiles, felices, y se sintieron como en su propio alfabeto.


Norberto Luis Romero, nacido en Argentina, es director y profesor de cine y escritor. Es autor de numerosos cuentos, incluidos en revistas y periódicos de países como España, Canadá, Alemania o Francia, así como en varias antologías. Ha publicado, entre otros, los libros de cuentos Canción de cuna para una mosca doméstica (Premio Tiflos, 1987), Transgresiones (1988), El momento del unicornio (1996) y El hombre en el mirador (2008), y las novelas Signos de descomposiciónLa noche del Zepelín (1999), La isla de las sirenas (2002), Ceremonia de máscaras (2003) y Bajo el signo de Aries (2005).
Más información en su web: Norbertoluisromero.

8 comentarios:

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Me lo apunto para uno de mis libros de texto. Gracias, pues: ha sido todo un regalo.

Olga B. dijo...

Anda, ya era hora de que alguien nos contase cómo fueron las cosas:-)
Que bonitas felicitaciones de Navidad recibes, Antonio. Gracias por compartirlas.

Antonio Azuaga dijo...

Súmame a los agradecimientos por esta navideña generosidad que honor te hace.

Isabel Romana dijo...

Magnífico. ¿Por qué será que todos los cerebritos tienen que huir? Que tengas unas fiestas muy felices.

Víctor González dijo...

Me gustaría preguntarle a Norberto qué fue de la h, cómo se quedó sin sonido salvo cuando la precede esa caprichosa c, que según a la vocal que acompañe, tabién cambia su sonido. Unas caprichosas es lo que son.
Saludos navideños.

Triana dijo...

Buenisimo el micro, y me apunto todas las citas bibliograficas, es completamente nuevo para mi.
Salvo que Norberto diga lo contrario, me da que la h se marchó a tierras extremeñas donde el castúo la adoptó aspirándola...

Decía Luis Chamizo:

"Corre’l tren retumbando por los jierros
de la vía. Retiemblan
los recios arcornoques qu’esparraman
al reor del troncón las hojas secas.
Juyen las yuntas cuando’l bicho negro,
silbando, traquetea.
S’esmorona un terrón, y el jumo riñe
con las ramas d’encinas que l’enrean… "

Un abrazo.

Marco Valerio Corvo dijo...

Genial.
Y yo diría, que todavía mejor que en Inglaterra o Estados Unidos, deben sentirse en Polonia o el País de Gales, donde actuando como vocal, sustituye a veces a todas las otras, junto con su colega, la "y", como en Owym Glymdwr, el último héroe galés que plantó cara a los ingleses durante años, y al final desapareció del escenario ....
Felíz Navidad.

victor Rocco dijo...

"Las musas cuando duermen despiertan la pluma de quienes las dibujan con palabras y las aman en el papel"
"SUEÑO DE MUSA"

VICTOR ROCCO

TIERRA DE LETRAS SUR