domingo, 14 de septiembre de 2008

El vuelo


Esta mañana la playa Victoria de Cádiz ha sido escenario de un Festival Aéreo. Sobre el fondo del cielo azul, sobre la llanura del mar plácido, aviones y helicópteros de combate han lucido acrobacias de figuras y colores. La tiza de un niño garabateando en el aire. Tal espectáculo marcial en domingo de playa, con gentío y vocerío por doquiera, no es precisamente para sentir el runruneo de la inspiración. Sin embargo, hace días, con ocasión de una visita al aeropuerto de Jerez, escribí unos versitos que hoy, a rebufo de los caza de guerra, he recordado. Es uno de esos poemillas que de vez en cuando nacen para asomarse a este blog.

El vuelo

Dos maniobras de vuelo
y llega a cumplimiento
la vida.

Sobran empuje y pista en el despegue,
parece sobrar ámbito en el cielo.
¡Qué ocupados los ojos en gozar las alturas,
en medir los espacios verticales!
¡Qué placer percibir la rasgadura fugaz
del aire que las nubes cicatrizan!

Volamos supendidos
merced a ignotas fuerzas y ajenos albedríos...
Mas poco nos importa.

Sólo cuando dejamos la horizontalidad
del venablo certero, ya entrevista
la urbe anochecida,
sentimos cómo oprime el cinturón
que desapercibido nos ciñó a la salida.

Dos maniobras de vuelo,
sube y baja la vida.
(Imagen: Festival Aéreo de Cádiz. Fuente: Silenos)

6 comentarios:

Mery dijo...

Es impresionante cómo cualquier aspecto de la vida es susceptible de ser versado. Y tan bien versado.
Un abrazo

adu1 dijo...

... y cómo puede convertirse en un lenitivo:
http://adu1.wordpress.com/2008/09/15/spanair/
Mil gracias

Mega dijo...

"¡Qué placer percibir la rasgadura fugaz
del aire que las nubes cicatrizan!"

Ciertamente, dos maniobras de vuelo.
Abrazos

TOMÁS dijo...

Enhorabuena por el premio, Antonio, ya vuelvo a transitar la red. Saludos.
Tomás
http://tropicodelamancha.blogspot.com

Isabel Romana dijo...

Realmente precioso. Y con mucha sutileza esas referencias a nuestra falta de libertad y a esa hermosa sensación de poseerla. Saludos cordiales.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Gracias, Mery, y a ti, Adu1, por el enlace desde tu entrada.
Gracias, Mega, por tus visitas y comentarios. Me alegro de que estés de regreso, Tomás. Y gracias, Isabel, por tu lectura y tus palabras.