jueves, 21 de agosto de 2008

Europa goza el rapto


¿Reticencia? ¿Quién lo dice?
¡Qué mendaz historia,
qué mito edulcorado el mío!
No fue en una playa sidonia,
según cuentan,
ni en compaña de núbiles doncellas.
Sobre un tálamo de sábanas
perlado con mil flores matutinas,
temblorosa mi doncellez aguardaba
la hora nupcial de Véspero.
Cuando el príncipe, a Apolo semejante,
penetró seguro en mi estancia,
con vértigo de cielo y mar fundidos
sujeté su cuerno con ansias.
Ya todo era cabalgadura
en la noche destrenzada.
¡Qué gozoso trotar!...
Acercó su hocico caliente y pareció
susurrarme el nombre
de una isla seCreta.

¡Calla!, le dije, y sé montura sostenida
hasta el claror primero del alba.

(Mosaico, ss. II-III. Museo de Arles (Francia). Fuente: Silenos)

7 comentarios:

Marco Valerio Corvo dijo...

Como dice el dicho ese de, "los dos miedos":
"Al empezar la noche de aquel día, tú tan lejos de mí, ¿porque te acercas tanto? - me preguntaba - ¡tengo miedo de ti! .... Y luego que la noche hubo pasado: ¿porque te alejas tanto de mi lado? ¡tengo miedo sin ti!"

Ay, Europa ... Europa ...
Charlando con un joven bosnio-musulmán, y un capitán albanés, allá por la divina Sarajevo, me decían estos: "Al fin y al cabo, ¡los tres somos europeos!" A lo cual les replicaba yo: ¡Yo no! Encontrándose el extremo de mi país - Andalucía - a solo 14 kilómetros de Africa, yo soy africano también ... ¡Soy del mundo! ...
Un cordial saludo. Abrazos.

Mery dijo...

Hadta el claror primero del alba.
Qué frase tan definitiva esta última; parece indicar la redondez perfecta de la noche y de los amantes.

Bello poema, si señor. Un placer leer tus composiciones.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Gracias, Mery, tú siempre tan amable.

Isabel Romana dijo...

Me ha encantado esta versión de la unión de Júpiter y Europa. ¿O pensabas en otros amantes...? Saludos cordiales.

Marco Valerio Corvo dijo...

Yo siempre los entendí como Júpiter y Europa. Subí una vez al Monte Ida, donde - a él - lo amamantó la cabra Amaltea, y al Monte Olimpo, donde habitó, hasta que lo desplazó el Dios de los Semitas ....
Y también, para mi gran fortuna, me suena insistente y me trae paradisíacas evocaciones eso de "hasta el claror primero del alba" ...
Y ese encuentro entre Júpiter y Europa, tan exquisitamente recreado .... ¿donde tuvo lugar?
Abrazos.

Marco Valerio Corvo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Dolores Serrano Cueto (Lola) dijo...

Hola, ¿ya de vuelta?. He compuesto una nueva sin-fonía donde, seguro, tienes mucho que comentarme...ya sabrás. Por cierto tiene una clave "seCreta". El concierto en "Extractos de alguna vez"

Un beso