martes, 29 de julio de 2008

Andy Changó + Enrique Morente


Cartagena jacobea (25 de julio) nos ofrece en el autidorio del Parque Torres otro de sus conciertos estivales. Doble cartel: Andy Changó cantando a Boris Vian y Enrique Morente con los suyos y en compañía de Lagartija Nick. Pero no siempre todo sale como uno esperaba. Comete la organización el grave y pecuniario error de vender muchas más localidades que asientos; esto, unido al tirón que tiene Morente (que no Changó, como se verá), colapsó los pasillos y zonas laterales y traseras del auditorio con una muchedumbre inquieta. La actuación de Changó (al que el que escribe veía y escuchaba en directo por vez primera), irregular: algunos temas deliciosos y otros, sencillamente estúpidos. El lector conocedor de Vian y Changó podrá esgrimir en defensa del argentino que "eso era Vian". Bien, aceptémoslo. Pero ello no valida (al menos no para mí) que repitiera varias canciones, hiciera subir al escenario a dos niñas para cantar una canción propia de Barrio Sésamo ("Si tuviera un euro con cincuenta...") y se pasase todo el concierto bebiendo cerveza u otra cosa semejante en envoltorio de lata (con desparrame de espuma sobre el escenario incluido). Añádanse continuas referencia a la charla continua y molesta que buena parte de los "morentianos" practicaba como si estuviese (lo estaba de facto) en una botellona. Asistiéndole toda la razón frente a la horda de energúmenos que despreciaba solemnemente a quienes también habíamos ido a disfrutar con Changó, el argentino se deslizó en algún momento hacia el terreno lodoso del insulto. También abusó de alusiones a Morente, para quien él -decía con sarcasmo- había llenado el auditorio. Tanta insistencia revelaba que el propio Changó era (¿dolorosamente?) consciente de que buena parte del público soportaba su espectáculo como un pesado trámite administrativo. En honor de la verdad, Changó estuvo bien, pero podría haber brillado, pese a la garrulería reinante y la sombra alargada del cantaor. En cuanto a Morente, más de lo mismo: bueno con sus cantaores (el niño Morente aún debe crecer mucho) y bailaores (dos demasiado estirados y el tercero, primo del niño Morente, según se dijo, desaliñado en algunos movimientos). Por otra parte, Morente acoge en su espectáculo la música de Lagartija Nick, lo cual, para mi gusto, desdibuja absolutamente su propia voz y el sentido general del espectáculo, que comienza con cantares acompañados sólo de palmas y baile y acaba como la madrugada del sábado en una discoteca de Levante. A Morente le gusta demasiado el espectáculo grandioso, lluvia de luces y tormenta de decibelios. Tampoco la poesía (Alberti, Lorca...) puede ser cantada con solvencia por cualquiera, por muy maestro que sea (que en lo suyo Morente lo es, pero, ¿qué es lo suyo?) y por mucho que los incondicionales lo arroparan con "olés" desde el mismo momento en que el maestro abría la boca. Y el olé, bien lo saben los duchos en el flamenco, debe despacharse con parsimonia, en sus momentos precisos. Lo demás es armar ruido. El mismo que no dejó escuchar la voz de Changó.
(Fotografía: Andy Changó. Fuente: www.lafactoriadelritmo.com)

8 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Veo que este concierto no salió como esperabas y como hubiera sido deseable. A veces, el verano trae todo esto... Con todo, la música y la noche van juntas de maravilla. Saludos cordiales.

Mega dijo...

A veces resulta una crueldad programar juntas actuaciones que mejor estarían distanciadas.

Un saludo

Mery dijo...

Suele pasar que ciertos organizadores junten churras con merinas, la gente acabe descontenta, etc. Pero también es cierto lo que dice Isabel Romana, la música y la noche conjuntan bien.
Disfruta mucho

Guinda de Plata dijo...

Acabo de aterrizar en tu blog, al que he llegado por un comentario de tu hermana Lola en el mío, y me gusta lo que leo. Sigo, con tu permiso, curioseando por sus cuartos...

Besos,

B.

Delfín dijo...

Andy Chango es un tanto vacío, cada vez que viene a la Argentina lo único que hace es alarde de su condición de drogadicto, de cuánto bebe, etc. Como artista no es reconocido en su tierra. Por mi parte, lo poco que escuché de él no me animar a ahondar más en su obra.

Saludos

Delfín
www.minificciones.com.ar

Marco Valerio Corvo dijo...

Aprovecho para saludar. Decir "buenos dias" , "feliz verano", y felicitar de nuevo al autor de este blog, tan divertido como lúcido.
Excelente crítica. Y ya veo que Cartagena está a tope.
En Cádiz ha habido cosillas durante vuestra ausencia: 3 conciertos en Castillo de San Sebastián, que desconozco. Y 4 a los que si asistimos en Santa Catalina, el mejor de ellos sin duda el de "Marshalá", una judía sefardí canadiense, excelentemente acompañada por un griego, un italiano y dos marroquíes, todos sefardíes. Y en la playa el macro-hortera de Amarál, gratis, con 60.000 asistentes según la prensa ...
Abrazos.

Marco Valerio Corvo dijo...

Aprovecho para saludar. Decir "buenos dias" , "feliz verano", y felicitar de nuevo al autor de este blog, tan divertido como lúcido.
Excelente crítica. Y ya veo que Cartagena está a tope.
En Cádiz ha habido cosillas durante vuestra ausencia: 3 conciertos en Castillo de San Sebastián, que desconozco. Y 4 a los que si asistimos en Santa Catalina, el mejor de ellos sin duda el de "Marshalá", una judía sefardí canadiense, excelentemente acompañada por un griego, un italiano y dos marroquíes, todos sefardíes. Y en la playa el macro-hortera de Amarál, gratis, con 60.000 asistentes según la prensa ...
Abrazos.

Marco Valerio Corvo dijo...

Aprovecho para saludar. Decir "buenos dias" , "feliz verano", y felicitar de nuevo al autor de este blog, tan divertido como lúcido.
Excelente crítica. Y ya veo que Cartagena está a tope.
En Cádiz ha habido cosillas durante vuestra ausencia: 3 conciertos en Castillo de San Sebastián, que desconozco. Y 4 a los que si asistimos en Santa Catalina, el mejor de ellos sin duda el de "Marshalá", una judía sefardí canadiense, excelentemente acompañada por un griego, un italiano y dos marroquíes, todos sefardíes. Y en la playa el macro-hortera de Amarál, gratis, con 60.000 asistentes según la prensa ...
Abrazos.