lunes, 9 de junio de 2008

Los de Cime se dan cuenta tarde


La rica ciudad de Cime, en la Eolia antigua, estaba habitada por ciudadanos de tardo reaccionar. Se cuenta que, con ser ciudad marítima, tardaron trescientos años en exigir los tributos generados por el puerto. También es fama que para construir un pórtico público hubieron de pedir dinero prestado, pero, como no devolvieron la deuda en la fecha acordada, se mantenían alejados del pórtico, incluso en días de lluvia. Hete aquí que uno de los acreedores, hombre burlón sin duda, promulgó un edicto según el cual se les permitía guarecerse de la lluvia. Así fue como, a la voz de un pregonero que gritaba "Protegeos bajo el pórtico", los habitantes reaccionaron y entraron bajo techo.
Mas no le iban a la zaga los troyanos o frigios, pues tardaron diez años en comprender que quizás hubiera detenido la guerra devolver a los griegos cuanto éstos reclamaban (a Helena y los tesoros que se llevó consigo). Lo comprendieron cuando ya Troya estaba perdida. De ahí que también se dijera en tiempos de Cicerón: "Tarde espabilan los frigios".

6 comentarios:

Marco Valerio Corvo dijo...

Me complace ver como la democracia puñetera y embustera de hoy, no es mas embustera y puñetera que las de los griegos y de los latinos, de la que presume proceder ... Y que en tiempos de Cicérón se mentía tanto como hoy en tiempos del borrachuzo Bush y del cagarrútico y esperpéntico Rey Borbón:

De mas sabían los griegos y romanos que a los griegos aqueos bien poco le importaban la Helena y sus tesoros, sino que invirtieron la energía de 10 años en destruir a los troyanos o frigios, para librarse de pagarles los impuestos, que éstos exigían a sus barcos para cruzar los Estrechos - Helesponto, Bósforo, Dardanelos -

¡Muy bueno!

Marco Valerio Corvo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Mega dijo...

Un relato muy bien cime-ntado. ;-)
Saludos cordiales

Mery dijo...

Así que ya existían en aquellas épocas lugares al estilo Lepe, por poner un ejemplo, y que no se me molesten los leperos, pero es lo que hay.
¿Harían también chistes a costa de ellos? Esto era un frigio que....

Un abrazo nocturno, Antonio

Antonio Azuaga dijo...

Después de reflexionar durante dos días tu entrada, he llegado a la conclusión de que procedo de Cime. ¡Así me luce el pelo!
Un saludo.

Marco Valerio Corvo dijo...

Que divertido.
Y a propósito de Lepe y no se si de Cime también, ya que nombrais, me pregunto yo a veces, si no será como en los "apodos" moros, que dicen que suelen ponerle "el largo" al que mida un metro y medio, y "flanco", al que pese 145 kilos ...
Lo digo, porque, los pocos leperos que conozco son todos mas listos que el hambre, y así le van los negocios, que el pueblo está forrado de millones, entre los cultivos bajo plástico y el turismo. Dicen que proceden de una des-emigración, desde México, en el siglo XVII (vamos que poco mas y son ya "etnia" diferente ...) y que eso de los chistes les divierte muchísimo y están muy orgullosos ....