viernes, 9 de mayo de 2008

La cigüeña



Hay tardes de fragante nostalgia, dueñas de olores que evocan nuestro paso efímero por otros días, ya lejanos. Son tardes indolentes, en las que no ocurre nada significativo porque todo lo significativo se esconde en el aire. Sólo las cigüeñas saben dónde.
(Fotografía: Zamora: Silenos)

6 comentarios:

Víctor González dijo...

Tardes fecundas de creación que se alargan con la puesta de sol hasta el amanecer del día siguiente.
Saludos.

Mery dijo...

Qué curioso: la primera impresión al ver la cigüeña me ha llevado a pensar en Zamora, y veo a pie de foto que está allí tomada.
Tus palabras son muy ciertas, pero lo que te hace diferente es pensar que sólo las cigüeñas saben dónde se esconden esas melancolías.
Un poeta

Antonio Azuaga dijo...

Al leer este escolio fotográfico, uno tiene dos impresiones: una estética y otra filosófica. Aquélla, porque es hermoso; ésta, porque es verdad. De ahí, sin duda, la reflexiva seriedad de esa cigüeña frente a la ciudad de los hombres.
Un saludo.

Lauren Mendinueta dijo...

Es una foto bellísima, que invita a una reflexión serena.

Mega dijo...

De ahí que oteen nuestros pasos perdidos con sigilo y resguardo, en busca (y captura) de huellas indelebles.

Un saludo,

Marco Valerio Corvo dijo...

Cigueñas, lagartos, gusanos, hombres .... cuantos seres que compartimos sin haberlo imaginado, el hervor de la vida ...
Sí, no se porque, en las ciudades de la Ruta de la Plata: Mérida, Plasencia, Hervás, Zamora, ... siempre aparecen por doquier, las cigüeñas ...
Gatos, perros, holoturias ... El Hombre, criatura desvalida - que se cree ridiculamente omnipotente ¿fue desde el Renacimiento? O ya los griegos se creían el centro del Universo ¿? - , pone nombre a todo cuanto existe.
Nosotros inventamos las cigüeñas, pero ellas existen también, a pesar nuestro ....
Hermosa imagen. Grata evocación.