domingo, 11 de mayo de 2008

Evocaciones (1): Elafonisi


En el suroeste de la isla de Creta, donde la geografía caprichosa dibuja el hocico de un toro, los dioses depositaron con sumo cuidado una porción del paraíso. Emplearon para ello sencillos ingredientes: delicada arena, aguas de color turquesa y algún islote diminuto para colorear el horizonte. Nada puede mancillar tan sublime creación. Por eso, cuando los barcos se acercan navegando, los dioses aplanan sus cascos para evitar que encallen en los bajíos de cristal.




(Foto: Elafonisi: Silenos)

6 comentarios:

david santos dijo...

Belas imagenes, Antonio.
Gracias por compartirlas.

Lauren Mendinueta dijo...

Cuánta poesía en un paisaje. Cuánta leyenda y mito en un solo mar.

Herman dijo...

Delicioso texto y hermosa imagen.
Quién pudiera retirarse una temporada a ese fragmento del paraíso.

Marco Valerio Corvo dijo...

No se si el suelo de Elafonisi estaba compuesto por corales diminutos de intenso color rosa. O si eran rocas trilladas por el tiempo y las olas. Tampoco sé porque los minoicos no cultivaron el oeste de Creta, la zona mas salvaje y hermosa, ¿quizás porque los dioses se la reservaban para sí?
Recuerdo que los monjes ortodoxos nos dieron dulces en su monasterio albo, y que el calor era intenso , rayaba lo asfixiante , solo para un bético del interior, habituado a Córdoba o Sevilla, resultaba acogedor.
Antes siempre solía evocar el paraiso, el bosque brumoso de las caducifolias nórdicas, entre nosotros. Me alegro comprobar como va cambiando la percepción del Paisaje, y que una roca dura y torturada por el sol y por la sal, como es Creta, también se llega a considerar un paisaje arrebatadoramente hermoso, émulo del Paraiso.

Marco Valerio Corvo dijo...

Por tomar el hilo de LAUREN, levemente. Leí que no existió la palabra "paisaje" hasta el siglo XVI. - En las lenguas de Europa Occidental, me refiero -. No la tenían ni griegos ni romanos.
En cambio en el chino, existe desde el siglo II.
¿Es que los griegos y latinos "no miraban"? ... Seguro que sí, pero ...

Víctor González dijo...

Falta por desear que la ruta de los grandes petroleros tenga una deriva de miles de millas.
Bello lugar.
Saludos.