domingo, 20 de abril de 2008

Julito el poeta

Cuando el padre de Julito se percató de que las piernas del niño comenzaban a poblarse de vello, le examinó las axilas y los genitales. Supo que había llegado la hora de cantarle las glorias de la vida castrense, y comenzó una campaña sin cuartel de iniciación militar. Pero el niño, sin saber cómo, se vio seducido por un aleteo de voces furtivas que lo acompañaba en la soledad del campo y en el bullicio de la ciudad. Sólo tenía dieciséis años cuando su padre descubrió que se había desgraciado en manos de las Musas. Hay quienes dicen que le dio tan paliza, que lo dejó sordo para la lírica. Otros afirman que Julito enderezó el camino y hoy es capitán de marinería. Yo sé de buena tinta que el niño compone lindos versos desde hace años en un blog cuyo nombre prefiero silenciar. Por el bien de su integridad y el de la República de las Letras.
Apolo y las Musas en el monte Parnaso (N. Poussin)

6 comentarios:

Adela Fernández dijo...

Me gustan los relatos breves como éste, con trasfondo irónico e historia oculta. Enhorabuena por tu blog.

Víctor González dijo...

Pobre muchacho, viviendo sobre esa cuerda floja en equilibrio por encima de la cabeza de leones y payasos, con la percha de su pluma a modo de linea de vida.

LOLA GRACIA dijo...

Pobre Julito...espero que haga de las suyas..y que a su padre se lo lleve el demonio del Párnaso, por tontucio.

Mega dijo...

Jaja, sugerente actualización del antiguo debate quijotesco sobre las armas y las letras.

Otro saludo

Mery dijo...

Nunca se sabe si las amargas lágrimas de ayer te harán mañana el camino mas dulce. Ese parece ser el caso de Julito....

Marco Valerio Corvo dijo...

Y yo, que practique la ardua lidia con las armas (18 meses me cayeron de infantería de Marina), siempre me pregunté porque había en el ejército tantos homosexuales, y encima, con un alto porcentaje de unos de los tipos de fauna mas asombroso que existe: el homosexual homófobo.

Bueno, ya lo vemos en el candidato perdedor en las últimas elecciones (novio de Pontevedra de toda la vida, y pretendiendo denunciar en el constitucional la nueva ley de igualdad entre personas con distinta orientación en su preferencia sexual)

.... Los que aman la guerra, en esto del amor, no suelen descollar, supongo ....

Hay muchos, no creais, ver hablar en directo a Arturo Perez Reverte, por ejemplo, asombroso "loador" de todas las guerras y todos los ejércitos, no tiene desperdicio ....

enhorabuena, julito.