lunes, 14 de abril de 2008

De ministras y trenes imprevisibles


Hay que reconocer que ZP es un provocador. La imagen esta mañana de Carme Chacón pasando su primera revista a las tropas con un vestidito de premamá hará historia. El machismo hispano tiene todavía reductos indomables en el ejército. Qué no se dirá por esos pagos.

***

No es novedad que pocas cosas como el teléfono tienen la extraordinaria facultad de cambiar el curso de una vida. Un acto tan simple y cotidiano como descolgar el auricular (o pulsar un botón o abrir el artefacto, en el caso de los móviles) puede tener el mismo efecto que el cambio de agujas de un tren. Y no siempre es posible desandar el nuevo trayecto emprendido. Bibiana Aído, la nueva ministra de Igualdad, sabe bien a qué me refiero. Mucha suerte, Bibiana.





2 comentarios:

Mery dijo...

Y yo me pregunto ¿para qué servirá el Ministerio de Igualdad? Y sus funcionarios....¿sabrán el trabajo a desempeñar?
El tiempo lo dirá....

Merce dijo...

Sabes lo que más pena me da a mí?...Que con tanta ley de igualdad y tanta paridad, han conseguido que todos (hombres y mujeres), nos preguntemos sí ellas están ahí por ser las más válidas o porque las fotos con muchas mujeres, quedan más bonitas y son más progres...